Actualidad Noticias

La garantía en la compra de productos
La garantía en la compra de productos

La garantía en la compra de productos

Cuando compras un producto y se avería, se desgasta antes de tiempo o no se ajusta a lo prometido, puedes ejercer tu derecho a la garantía y pedir una solución. La ley que la regula ha cambiado para los productos comprados desde el 1 de enero de 2022, pero lo que compraras antes sigue sujeto a la ley anterior, cuyos efectos te acompañarán mucho tiempo todavía. Te la explicamos.

Para todo lo que compraste antes de 2022

La ley que regula la garantía en la compra de productos ha cambiado y lo ha hecho para mejor, como puedes ver en la información que hemos preparado para ti y que concierne a todo lo que hayas comprado desde el 1 de enero de 2022 en adelante.

Si el tema de la garantía te interesa, apúntate al webinar gratuito que celebramos con nuestras abogadas expertas en la materia:

Garantía de los productos comprados antes de 2022

Pero, ¿qué ocurre con lo comprado antes? Pues que se rige por la ley anterior. Supongamos, por ejemplo, que te compraste una lavadora o un teléfono en 2021, en 2020 o incluso antes. Pues en caso de que te den problemas debes guiarte por lo que te decimos aquí.

Para reclamar y hacer valer la garantía, debes dirigirse al vendedor. Si eso no es posible por alguna razón, por ejemplo, porque ha cerrado el establecimiento o porque hacerlo es una carga excesiva, puedes dirigirte al fabricante del producto.

  • Tienes un plazo general de 2 años de garantía desde la compra.
  • Si el defecto ha salido a la luz durante los primeros 6 meses desde la entrega del bien, se presume que es un defecto de origen y no debes probar nada para conseguir que se aplique la garantía
  • Si el problema se manifiesta pasados esos 6 meses, el fabricante o el vendedor pueden exigirte que demuestres que el fallo existía de origen. Aplicar la garantía puede resultar difícil, pues necesitarás informes periciales.

Garantía de los productos: derechos del consumidor

En teoría, las cosas están claras. La garantía te protege de los defectos de fábrica, problemas prematuros en un producto o desajustes respecto a lo prometido, y obliga al vendedor a subsanar esos fallos, sin que esa solución suponga coste o molestias para ti. En la práctica, las cosas no son así, y a diario los consumidores sufren una aplicación ventajista de la ley por parte de los comerciantes. Las quejas en la Asesoría de OCU o a través de Reclamar ponen de manifiesto este problema.

A veces la garantía es más corta o más larga

  • En los productos de segunda mano, el plazo se reduce: la garantía es de 6 meses, si compras el bien usado a un particular, o de 1 año como mínimo, a un establecimiento.
  • Algunos fabricantes y establecimientos ofrecen una garantía comercial que mejora o amplía la garantía legal.

¿A qué te da derecho la garantía?

Si un producto en periodo de garantía es defectuoso, en teoría puedes elegir entre estas opciones:

  • En primer lugar, puedes pedir la reparación del producto o su sustitución por otro nuevo (la sustitución está descartada en los bienes que se consumen con el uso o son de segunda mano).
  • En segundo lugar, si no se puede reparar ni sustituir elproducto, puedes pedir una rebaja del precio del producto o la resolución del contrato (o sea, devolver el producto y recuperar el precio pagado).

En principio, eres tú quien puede elegir si prefieres que el producto en garantía sea reparado o cambiado por uno nuevo, pero el vendedor puede alegar que una de las formas le parece desproporcionada y elegir la que a él convenga… siempre que se lleve a cabo en un tiempo razonable y sin mayores inconvenientes para ti. En resumen, cuando no sea posible o razonable sustituir el producto en garantía por uno nuevo o si el plazo de tiempo es exagerado, el consumidor podrá pedir una reducción del precio o resolver el contrato. En cualquier caso:

Tanto la reparación como el cambio deben ser totalmente gratuitos para el consumidor,

Durante el tiempo que esté sin el producto mientras lo cambian o lo reparan el plazo de la garantía se suspende,

Tanto el producto reparado como el nuevo cuentan como mínimo con 6 meses de garantía, aunque quedase menos tiempo para que cumpliese la garantía original.

7 consejos para hacer valer la garantía

  1. Cuando compres un producto, repasa los documentos de garantía. Aunque no se hayan incluido (sólo es obligatorio incluir las garantías comerciales que amplíen la garantía legal), se aplica la ley.
  2. A veces, los establecimientos ofrecen unas garantías comerciales que solo pueden mejorar la obligada por ley, pero nunca sustituirla.
  3. Conserva el justificante de la compra, o sea, el tique, la factura o el albarán de entrega. Son muy importantes pues constituyen la prueba de la compra y la fecha de la entrega del producto marca el inicio de la garantía.
  4. Acude primero al vendedor. Si el establecimiento de venta ha cerrado, dirígete al fabricante o productor del bien, cuyas obligaciones se limitan a reparar o sustituir el producto.
  5. La ley obliga a dar un justificante del depósito del producto en garantía; es decir, que cuando lo dejes para que lo examinen, lo arreglen, etc., te deben dar un resguardo.
  6. En la medida de lo posible, compra en establecimientos que permitan la devolución del producto, aunque solo sea por un periodo corto posterior a la compra (14 días por fuerza si la compra es online; un mes, dos, tres... en muchos establecimientos que toleran las devoluciones voluntariamente).
  7. En el caso de aparatos electrónicos, que frecuentemente tratan de limitar el plazo de garantía respecto a lo que marca la ley, solicita la reparación o la sustitución y, si no se realiza, denúncialo en las hojas de reclamación.

Consulta la noticia original AQUI

© 2022 - Sernutec - Servicios y Nuevas Tecnologías