Actualidad Noticias

El aceite de oliva se sitúa en precios 'inéditos': 'El consumidor tendrá que aguantar o buscar productos sustitutivos'
El aceite de oliva se sitúa en precios 'inéditos': 'El consumidor tendrá que aguantar o buscar productos sustitutivos'

Durante los últimos meses los españoles han sido testigos de cómo el precio de la cesta de la compra aumentaba cada vez más. Los conflictos bélicos, la inflación y la sequía han contribuido a que el coste de los alimentos haya sufrido grandes subidas, unas más pronunciadas que otras.

En este sentido, uno de los más perjudicados se trata de la 'joya de la dieta mediterránea': el aceite de oliva. Si bien este producto viene encareciéndose de forma significativa desde el año pasado, este mes los consumidores pueden encontrar en los supermercado las botellas de un litro a más de 10 euros, unos precios nunca vistos.

En concreto, el precio se ha disparado en el último mes y medio, con un incremento del 15,4%, que ha llevado al precio medio del litro hasta los 9,42 euros, aunque en alguna marca supera los 12 euros, según los cálculos de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). 

De hecho, ante el encarecimiento del precio algunos establecimientos han decidido poner alarmas a las botellas y garrafas de aceite con el fin de evitar hurtos como los que han sucedido en las últimas semanas en el país, convirtiendo así al famoso producto español en verdadero 'oro líquido'.

Esta tendencia alcista ya se observa con los últimos datos del boletín semanal del Ministerio de Agricultura, correspondientes a la semana del 10 al 16 de julio, que reflejan que la media del precio en origen de todos los tipos de aceite de oliva ha ascendido un 84,6% en comparación con la misma semana de la campaña anterior (2021/2022).

Los precios récord que ha alcanzado el aceite de oliva se deben, sobre todo, a una mala cosecha como consecuencia de las altas temperaturas y la sequía que han azotado al país. Así lo afirma a 20minutos Cristóbal Cano, secretario general de UPA Andalucía, quien señala que el encarecimiento se debe a la 'escasa disponibilidad de aceite' derivada de dos malas campañas consecutivas. 

'Cerramos la campaña pasada con una producción de 660.000 toneladas en España, lo que supone un 50% menos de una campaña normal', explica Cano, quien además advierte que la previsión para la próxima campaña es que sea igual de baja o peor, escenario que califica como 'completamente inédito en nuestro país'.

Según detalla, la previsión para el año que viene es que la producción en España se sitúe alrededor de las 700.000 toneladas, es decir, que si sumamos los volúmenes de producción de la campaña pasada y la futura, tendríamos lo que normalmente se produce en una cosecha media, que es torno a 1.350.000 o 1.400.000 toneladas.

Esta situación no se había dado nunca en España y, además, no solo afecta al mercado nacional, sino también al internacional: 'Esto tiene una importancia tremenda en el mercado mundial, ya que España produce el 50% del aceite de oliva de todo el mundo, siendo así el principal productor a mucha diferencia del resto de países productores'. 

Encarecimiento a ritmos muy rápidos

La variación del precio del aceite de oliva se aprecia en mayor magnitud si atendemos a otras campañas: su coste ha aumentado un 109,3% equiparando con la misma semana de hace dos campañas y hasta un 146,6% en comparación con la media de cuatro campañas anteriores, acorde con los datos del Ministerio de Agricultura.

Así las cosas, estas dos últimas campañas malas consecutivas han generado la tensión que hay actualmente en los mercados, y se prevé que los precios sigan al alza durante los próximos meses, situación que ya lleva su recorrido.

'Atendiendo a los datos de los mercados, el aceite de oliva es uno de los primeros productos que, como consecuencia de la sequía, ya en el mes de marzo empezó a rebotar en el mercado, y ahora, sobre todo en el último mes, los consumidores están empezando a notar el encarecimiento de forma más significativa', comenta a este medio María Romero, analista financiera de Afi.

'Si se compara con precios de otras materias primas agrícolas, en general todas están llevando una tendencia más bajista, por lo que es muy destacable el comportamiento que está teniendo ahora mismo el precio del aceite, con un tendencia opuesta a la que están dibujando otros alimentos', añade Romero.

De este modo, la experta matiza que mientras el aceite de oliva sigue encareciéndose a unos ritmos cada vez más altos, otros alimentos se encarecen pero a unos ritmos más bajos. Y es que ante una escasez de oferta y con una demanda inelástica, es decir, que apenas varía, se ha 'presionado el precio del aceite al alza'. 

El consumo nacional de aceite de oliva cae un 51%

A pesar de que en los mercados no se observa una variación significativa de la demanda, un estudio presentado en la Universidad de Jaén, y realizado por Juan Carlos Marín, responsable de ultramarinos en Alcampo, y Juan Vilar, analista oleícola internacional; señala que el consumo interno de aceite de oliva ha caído más de un 50% en la primera mitad del año.

Durante el primer semestre se ha producido una caída del consumo nacional de aceite de oliva del 51%, hasta llegar a las 132.500 toneladas. Además, tras analizar campañas anteriores (2015/2016, 2016/2017), el informe indica que a partir de 3,5 euros de precio en origen, por cada euro adicional de incremento sostenido en el tiempo se produce una caída del consumo nacional acumulativo de más de 40.000 toneladas.

Esta situación podría tener diversas consecuencias, como la búsqueda de productos sustitutivos al aceite de oliva. Y es que OCU ya ha advertido de los efectos que estas fuertes subidas tienen para los consumidores, entre los que se encuentran una reducción de consumo de aceite de oliva que se verá sustituido por otros aceites.

Los españoles gastaron un 11,3% más en julio en la cesta de la compra

'En los mercados no se ve una moderación significativa del precio, con lo cual a corto plazo el consumidor tendrá que aguantar o buscar productos sustitutivos a esa necesidad', vaticina por su parte María Romero, quien considera que es posible que los consumidores empiecen a valorar otras grasas y se produzca una sustitución. 

Por su parte, el secretario general de UPA confiesa que el descenso de consumo nacional preocupa y que era 'evidente' que el volumen iba a caer, pero que, sin embargo, la campaña de comercialización a nivel mundial está siendo 'muy buena'. 'El consumidor mundial se mantiene fiel a la grasa vegetal, a pesar del descenso en España', asegura.

Además, Cano recalca que el aceite de oliva 'no tiene sustituto', porque es 'imposible consumir una grasa vegetal que tenga los mismos beneficios y cualidades'. 'Consumir aceite de oliva es invertir en salud'.

La escala de precios del aceite de oliva también ha provocado que los españoles busquen la manera más barata de adquirirlo. Así, la demanda del 'oro líquido' a través de Internet se ha triplicado: ha aumentado un 207% desde enero hasta julio de 2023 gracias a la capacidad de búsqueda y comparación de precios de los distintos vendedores, según Idealo.

El responsable de comunicación de la plataforma, Kike Aganzo, señala que 'los ciudadanos españoles están recurriendo a Internet como medio para garantizar un mayor margen de ahorro en productos esenciales'.  'Comprar aceite por Internet, especialmente adquiriendo grandes cantidades en envases tipo garrafa cuando están de oferta, es una estrategia beneficiosa para asegurar un mayor ahorro', agrega.

Regulación del mercado 

La subida del coste del aceite es una realidad, no obstante, tanto el sector como OCU lamentan el modo de actuar de las distribuidoras. La organización de consumidores denuncia la 'fuerte especulación que existe alrededor del precio del aceite', puesto que, asegura, el producto que ahora mismo está en los supermercados se compró a unos precios 'mucho menores' de los actuales del mercado mayorista.

Para el sector la situación es incluso más delicada, ya que 'la subida de precios supone a los olivareros muy poco o nada'. 'No deja de ser una realidad intangible para el olivarero, porque estos precios no se están trasladando al sector', manifiesta Cristóbal Cano.

Por tanto, el elevado precio no beneficia a los consumidores ni tampoco a los agricultores, puesto que no repercute directamente en su cuenta de resultados ni permite cubrir la rentabilidad de sus explotaciones al no tener una cosecha significativa que poder vender. 

'En estas situaciones de dificultad siempre son los dos eslabones más débiles de la cadena alimentaria los que tienen las peores consecuencias: los agricultores y los consumidores', lamenta Cano.

El supermercado con el aceite de oliva más barato: no es ni Lidl ni Mercadona

Ante este escenario, OCU ha pedido al Ministerio de Agricultura que aumente el control de la cadena de producción del aceite de oliva 'para evitar los abusos y la especulación que pudiera producirse y que tiene efectos negativos tanto para el sector como para los agricultores'.

Asimismo, desde UPA también abogan por medidas de regulación de mercado. 'Abogamos por que las administraciones se impliquen en la aplicación de la Ley de cadena alimentaria, tanto el gobierno central como las comunidades autónomas, y que a esa ley se añadan nuevas herramientas que la complementen', sostiene Cano.

Entre esas herramientas destaca un 'índice de costes de producción que sea ágil, flexible' y que se adapte a las circunstancias de cada momento, así como un 'observatorio de márgenes comerciales que velen por que la gran distribución no caiga en la tentación de maximizar sus beneficios en situaciones de dificultad y que no caiga la tentación de especular con productos básicos como el aceite de oliva'. 

'Esa regulación es importante y necesaria. La pedíamos hace cuatro años cuando el aceite de oliva estaba a 2 euros en origen y la seguimos pidiendo ahora, cuando está por encima de los 8 euros en origen', concluye el secretario general de UPA.

Consulta la noticia original AQUI

Level AA conformance,
		            W3C WAI Web Content Accessibility Guidelines 2.0
© 2024 - Sernutec - Servicios y Nuevas Tecnologías