Actualidad Noticias

Nueva directiva sobre eficiencia de edificios
Nueva directiva sobre eficiencia de edificios

En el año 2050, todos los edificios deberían dejar de producir emisiones contaminantes. Ese es el objetivo de una nueva directiva europea sobre eficiencia de edificios que se empezará a aplicar en 2025. La norma fija los pasos intermedios para las mejoras de eficiencia en inmuebles públicos y privados, que deberán tener una etiqueta energética clase D en 2033. Entre otras cosas, se prohibirá la instalación de sistemas de calefacción con combustibles fósiles, como las calderas de gas. 

Cambios paulatinos para mejorar la eficiencia

Según datos de la Comisión Europea, los edificios son responsables del 40% de toda la energía consumida en la Unión Europea y del 36% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Los sistemas más utilizados actualmente para calentar los edificios son las calderas de gas natural (42%) y el petróleo (14%).

Además, los inmuebles actuales no destacan por hacer un buen uso de la energía pues se estima que un 75% de los edificios existentes no son “energéticamente eficientes”.

Las autoridades europeas han planteado una Directiva que se empezará a aplicar probablemente desde 2025: el objetivo es que los edificios de la Unión Europea sean cero emisiones de aquí al 2050.

Objetivo: viviendas más eficientes en la UE

La directiva propuesta establece una hoja de ruta para que todos los edificios estén en clases más elevadas en 2030, 2040 y 2050. Para ello, Europa cree necesario acelerar los incentivos a la rehabilitación energética de edificios y se plantea también que los criterios de eficiencia para los inmuebles nuevos sean más exigentes. La inversión en rehabilitación se amortiza rápidamente gracias al ahorro de energía conseguido al mejorar el aislamiento.

Edificios nuevos: todos 0 emisiones en 2028

En lo que respecta a los inmuebles de nueva construcción, hay que tener presentes estas fechas:

  • A partir del 2026, todos los edificios públicos serán de cero emisiones.
  • A partir del 2028, el resto de los edificios nuevos, incluidos los destinados a viviendas, tendrán que ser cero emisiones.

Edificios existentes: mejorar la etiqueta

Los estados miembros deberían adoptar medidas administrativas para fomentar la renovación en profundidad de los edificios existentes como muy tarde el 1 de enero de 2027. Esos incentivos son necesarios para cumplir el calendario propuesto para los edificios residenciales:

  • A partir del 1 de enero de 2030, todas las casas deberán tener una etiqueta energética de clase E.
  • A partir del 1 de enero de 2033, todos los edificios de viviendas deben haber alcanzado al menos la letra D.

Adiós a la calefacción de gas en 2035

A partir de la transposición de la Directiva, no se podrán instalar calefacciones que usen combustibles fósiles en ningún edificio nuevo. Tampoco se podrán poner cuando se haga una gran reforma o se renueve el sistema de calefacción en un inmueble ya existente. 

El uso de combustibles fósiles se eliminará paulatinamente en todos los edificios a más tardar en 2035 (si no es viable, se puede pedir una moratoria hasta 2040).

En la práctica esto significa que las calderas de gas tienen los días contados: si se averían, habrá que cambiarlas por otro sistema, como aerotermia o calderas de hidrógeno. En estos momentos, existen ayudas para el cambio de los sistemas actuales, basados en gas o petróleo, a calefacciones con energía renovable. 

Consulta la noticia original AQUI

Level AA conformance,
		            W3C WAI Web Content Accessibility Guidelines 2.0
© 2024 - Sernutec - Servicios y Nuevas Tecnologías